Tres historias con final feliz

Mowgli, Pedrinho y tres cachorritos abandonados, protagonizan tres historias con un final muy feliz. Desde el Proyecto Perros Felices nos encanta contártelas.

Nuestra primera historia la protagoniza Mowgli, un perro abandonado en Huesca que vivía junto a su madre en una perrera y estaba prácticamente paralítico. Tenía pocas posibilidades de sobrevivir en Huesca, pero Salvando Peludos lo trasladó junto a su madre a Madrid y, gracias al Proyecto Perros Felices, pudo recibir el tratamiento que necesitaba en el Hospital Veterinario Retiro. Ahora sigue mejorando cada día y recuperando movilidad. ¡Bravo Mowgli!

La siguiente historia comienza en pueblo de Toledo donde una camada de perros había sido abandonada. Una voluntaria escuchó a los animales y fueron trasladados a Acnur donde 3 de ellos consiguieron sobrevivir.  Ahora juegan, saltan, no paran de comer. En breve estarán listos para encontrar un hogar. Desde Perros Felices nos encanta haber ayudado a dar una oportunidad a estos tres valientes. 

La última historia la protagoniza un perro que se llama Pedrinho y que fue arrojado a la carretera. Tenía pocas posibilidades de salir adelante, pero fue recogido por el refugio Salvando Peludos y recibió toda la atención y los cuidados que necesitaba. Su historia es sorprendente porque, aunque ha perdido visión, ha desarrollado otros sentidos y es un perro muy sensible, cariñoso y feliz.

Estas son las historias que hacen que nos sintamos orgullosos de nuestro proyecto. Desde Perros Felices esperamos contarte otras muchas historias con final feliz.

Las historias de las que nos sentimos orgullosos

Mowgli junto a su madre recuperando la movilidad
Están a salvo los valientes que fueron recogidos en Toledo.
Pedrinho ha desarrollado otros sentidos y es un perro muy sensible, cariñoso y feliz