Kuko, Bandido y Eku: tres historias marcadas por el Covid-19

Muchos perritos buscan un nuevo hogar debido a la actual situación

La llegada del Covid-19 ha cambiado la vida de las personas en diferentes aspectos y los animales también se han visto afectados por esta situación. Esto fue lo que les pasó a nuestros protagonistas: Kuko, Bandido y Eku. Ellos eran felices en sus hogares, pero el virus les ha separado de las personas que se hacían cargo de ellos. Ahora, han pasado a formar parte de la familia “Perros Felices”, gracias a la cual, reciben todos los cuidados necesarios hasta que encuentren un nuevo hogar. Este ha sido el caso de Kuko, cuyo paso por El Campito – Salvando Peludos, afortunadamente, fue breve, pues una voluntaria se enamoró de él y decidió adoptarle.

Kuko, de 12 años, no tuvo la oportunidad de decir adiós a su compañero de vida. Al principio, un vecino se encargó de pasearle hasta que El Campito - Salvando Peludos fue avisado por una de sus voluntarias. Fue esta misma voluntaria quien decidió devolver la felicidad a Kuko y convertirle en un miembro más de su familia.

Eku, el más pequeño, solo tiene 3 años. Animales con un nuevo rumbo, ACUNR, recibió una llamada que solicitaba una familia de acogida temporal para él, ya que su dueño iba a ser ingresado. Por desgracia, unos días después, su dueño falleció. El refugio localizó a una familia con la que pudo quedarse y su alimentación ha sido cubierta hasta ahora gracias a la donación realizada por Gosbi. Hace solo unos días recibimos la feliz noticia de que Eku había encontrado un nuevo dueño del que podrá recibir todo el cariño que necesita.

A Bandido también le encantaría ser adoptado. Tiene 8 años y, al igual que Kuko, tuvo que ver partir de la noche a la mañana a su dueño. A pesar de no contar con una red de casas de acogida debido al confinamiento, desde El Campito - Salvando Peludos consiguieron un hogar de acogida. Gracias al Proyecto Perros Felices y a la colaboración de Gosbi, sus necesidades en cuanto a alimentación están siendo cubiertas. Ahora es el momento de buscar una familia para él. Bandido es un perro muy sociable y cariñoso con las personas. ¡Anímate a conocerle!

Desde el Proyecto Perros Felices queremos dar visibilidad a esta realidad para que ahora, más que nunca, seamos conscientes de la importancia de adoptar. Dando una segunda oportunidad a perritos como Bandido para que puedan tener, al igual que Kuko y Eku, un final feliz. Seguiremos trabajando junto a los refugios y colaboradores que integran este proyecto para que nada les falte hasta que encuentren un nuevo hogar.

Ahora, más que nunca, seamos conscientes de la importancia de adoptar

Eku y Kuko ya tienen un nuevo hogar. Estamos seguros de que pronto Bandido también lo encontrará.