Solidaridad tras el paso de Filomena

La borrasca, que trajo a muchas zonas de España un temporal histórico de nieve, dejó incomunicados durante varios días a los refugios del Proyecto Perros Felices

A principios del mes de enero, la borrasca Filomena llenó de nieve los caminos e impidió el acceso durante varios días, semanas en alguno de los casos, a los refugios del Proyecto Perros Felices. Desde aquí, queremos mostrar nuestro agradecimiento a todas las personas que crearon una red de solidaridad y ayudaron de alguna manera en el traslado de suministros para nuestros peludos; así como para el despeje de las carreteras, logrando el restablecimiento de la normalidad.

Esta ayuda fue esencial en el caso del refugio Animales con un Nuevo Rumbo (ACUNR), ya que no era posible el acceso a sus instalaciones debido a la nieve. Gracias a la difusión que se hizo del problema en redes sociales y a la colaboración de muchos amantes de los animales, consiguieron hacer llegar al guarda del albergue los suministros necesarios. De este modo, pudieron arreglar los desperfectos ocasionados por la tormenta, asegurando el buen estado de los animales que viven allí mientras esperan ser adoptados.

En el caso de El Campito – Salvando Peludos, el esfuerzo de despejar el camino que han hecho los residentes de la zona ha sido esencial, así como la ayuda de los veterinarios cercanos, que no dudaron en echar una mano a nuestros amigos peludos.

Desde Proyecto Perros Felices, queremos dar las gracias a todos por el esfuerzo de colaboración y difusión realizado para ayudar a nuestros refugios tras el paso de Filomena. Con el esfuerzo de todos, hemos conseguido que muchos perretes puedan recuperar su vida en los albergues para poder seguir cuidándoles lo mejor posible, mientras llega esa nueva familia que todos merecen.

El temporal Filomena dejó incomunicados a los refugios del Proyecto Perros Felices

Las carreteras estaban intransitables y era imposible acceder salvo con 4x4 conducidos por gente experimentada
Los vecinos, voluntarios, y los veterinarios, trabajaron sin descanso para ayudar en lo que hiciera falta
¡Jugar con la nieve también es una opción!