¿Quieres adoptar y no sabes cómo? Todo lo que necesitas saber para ayudar a nuestros peludos.

Estas a punto de conocer cómo dar un hogar feliz a un perro abandonado que lo necesita. Antes que nada, debes saber que es una gran decisión en la que hay varias partes implicadas, todo para asegurar el bienestar del animal. Porque al fin y al cabo es una decisión que cambiará tu vida y la del peludo a mejor, no todos los días se tiene un nuevo mejor amigo.

 

Adoptar significa darle una segunda oportunidad a un animal que ha sufrido abandono y en ocasiones incluso maltrato. Acogerlo en tu casa y darle una estabilidad, los cuidados y el cariño que necesita va a ayudar al peludo a que recupere su confianza y autoestima. También estarás ayudando a los refugios al contribuir para que el número de animales a los que tienen que cuidar disminuya.

 

Tu amigo peludo necesitará tu compañía y tiempo para su cuidado, alimentación y aseo. Además, deberás educarlo y llevarlo a pasear diariamente para que socialice. Por ello deberás conocer qué tipo de perro es mejor en función de las condiciones que puedas darle.

 

También la mayoría de los refugios realizan entrevistas personales a la familia preadopción, así los refugios se aseguran que los adoptantes sean personas responsables y comprometidas.

Esta entrevista se suele realizar o bien en el refugio o en el domicilio en el momento de la adopción.

 

Y por último todos los refugios deben cumplir con el protocolo veterinario. Todos los animales se entregarán con las vacunas necesarias, test de leishmaniosis, chip y castración, además de desparasitación tanto interna como externa en el caso de Elanco.

En definitiva, es un proceso en el que te orientaremos para que tu nuevo mejor amigo peludo tenga las mejores condiciones posibles en su nuevo hogar feliz.

 


Esperamos que te haya servido de ayuda y resuelto tus dudas. Ya sabes como hacerlo, ahora solo queda adoptar y darle un hogar feliz a un perro abandonado. Mientras tanto, desde el proyecto Perros Felices seguiremos cuidándoles para que estén en las mejores condiciones posibles hasta que llegue el momento de la adopción.