Los Yayos, nuestros preferidos siempre

Han sufrido mucho, y necesitan familias que les den toda la atención, mimos y cariño que merecen. Estas son sus historias:

Ya sabéis que los perros por encima de los 7 años, esos que son considerados “mayores”, son nuestra gran debilidad. Y es porque la lealtad, tranquilidad y calidez son tres características que los definen.

Mientras se encuentran en los refugios de ACUNR y El Campito – Salvando Peludos, desde el Proyecto Perros Felices nos encargamos de que no les falte de nada, garantizando que reciben todo tipo de atenciones como las revisiones del Hospital Veterinario Retiro, tratamientos de Bayer y una correcta y equilibrada alimentación por parte de Gosbi.

Tenemos la esperanza de que pronto puedan dejar los refugios y pasar el resto de su vida junto a una familia que les dé todo el cariño que merecen. ¿Quieres conocer sus historias?:

Nuestra primera historia la protagoniza Pícara, rescatada por ACUNR junto a sus dos hijos, Maya y Barry. Tras su acogida, a Pícara se le detectó un soplo en el corazón, así como un tumor en su pulmón y un desajuste gástrico causado por comer desperdicios.

Gracias al proyecto Perros Felices, Pícara y sus hijos han recibido toda la atención y cuidados que necesitan. Barry ha sido adoptado recientemente y ahora solo deseamos que Pícara y Maya encuentren también pronto un hogar.

Rex y Llama, de 8 y 9 años respectivamente, ambos se encuentran en el refugio El Campito – Salvando Peludos, son los protagonistas de la siguiente historia que lamentablemente, está marcada por el abandono, causándoles una situación de estrés.

No obstante, tanto Rex como Llama han superado sus problemas y han iniciado un nuevo capítulo en sus vidas. Hoy en día, ambos están más que preparados para la adopción, al demostrar lo sociables que pueden llegar a ser con su colegas peludos y las personas.

Es hora de presentar a Sambo, el querido “Yayo” del refugio. A sus 11 años, es el miembro más longevo de ACUNR, y al igual que otros peludos, como Pedrihno, ha sido diagnosticado con leishmaniosis. 

No obstante, gracias a los cuidados de residentes y voluntarios y sobre todo a los recibidos desde Hospital Veterinario Retiro, Bayer y Gosbi ¡están mucho mejor!

La historia de Sambo tiene un gran componente de superación, pues su salud y energía ha mejorado increíblemente desde que fue encontrado por ACUNR en muy malas condiciones vitales. Por su parte, Pedrinho, tiene el mismo camino por delante, ya que al ser rescatado por El Campito – Salvando Peludos a finales del año pasado, todavía muestra ciertas reservas. Sin embargo, día a día, vemos los avances de su confianza, tanto con personas como con sus peludos compañeros.

Max y Blanquito también tienen mucho en común, pues, aunque fueron felizmente adoptados, sus respectivas familias decidieron no vivir más con ellos. La parte más amable de sus respectivas historias es que están perfectamente acostumbrados a la vida familiar: ambos son unos compañeros increíbles en el refugio El Campito – Salvando Peludos. Se caracterizan por su vitalidad y sus ganas de jugar a todas horas, por lo que solo necesitan dosis de estimulación y cariño constante para devolver la mejor versión de sí mismos.

Lily, al igual que Sambo, es una de las residentes mas veteranas de ACUNR, lleva muchos años viviendo allí. Llegó siendo muy joven junto a su mamá, con las consecuencias propias del Síndrome de Noé que sufría su anterior cuidador. Al poco tiempo la adoptaron pero pasado un año la abandonaron. Estos dos episodios han forjado su carácter y por ello necesita una familia especial que la entienda y la quiera ayudar.

Acabamos presentándoos al Sr. Félix, que fue rescatado por El Campito – Salvando Peludos. A sus 14 años, precisa de mucha atención y cuidados, ya que además de su avanzada edad, tiene problemas articulares y vive con un tumor en los testículos. La familia que lo adopte se llevará a uno de los animales más agradecidos del refugio, que no pierde la esperanza de encontrar un lugar en el hogar y el corazón de la familia que quiera acompañarle hasta el final de sus días.

Desde Perros Felices compartimos la misma esperanza que Sr. Félix y deseamos que las vidas de nuestros queridos “Yayos” mejoren con familias de adopción. Mientras tanto, desde Fiat ProfessionalHospital Veterinario Retiro, Bayer y Gosbinos seguiremos volcando para que estos peludos tengan todas sus necesidades cubiertas en los refugios y estén sanos y bien alimentados

Nuestros “yayos” siempre nos llenan de felicidad

Lily y Sambo, muy simpáticos y dispuestos a dar mucho cariño.
Maya espera que la adopten lo más pronto posible y Pedrinho está superando sus miedos.
Rex cada vez está más sociable y Llama se recupera muy favorablemente
Pícara, una perrita luchadora con mucha fuerza.